Venezuela: Se rompe el «sueño americano» de los migrantes venezolanos

Por Geraldina Colotti; Resumen Latinoamericano, 20 abril 2020

En San Antonio del Táchira, la frontera entre Colombia y Venezuela, la cola parece interminable. Un soldado con bata blanca y máscara revisa a las personas una por una: mide la fiebre, toma las huellas y clasifica a todos en las tiendas para visitas de salud. Mientras tanto, una voz en segundo plano explica todos los pasos que se están tomando según el protocolo de seguridad preventivo para el coronavirus.

Miles de venezolanos regresan a sus países de origen y también de los Estados Unidos. El gobierno ha pedido a Trump que suspenda las «sanciones» a la aerolínea Conviasa para ir a recuperar a sus ciudadanos también en los Estados Unidos. Un avión venezolano, equipado para la infección por coronavirus, pudo todavía ir a recuperar a los que querían regresar solo hacia México .

Los venezolanos que se fueron se vieron impulsados por la situación crítica que vivía el país debido al bloqueo económico y financiero impuesto por Estados Unidos y la Unión Europea, y por la propaganda de la oposición contra el gobierno socialista. Pronto, sin embargo, se dieron cuenta de que el Eldorado prometido por el capitalismo era absolutamente papel maché, y ahora ha adquirido los colores de la pesadilla.

Para enviar 10 € a la familia en Venezuela, trabajaron sin papales, sufrieron abusos y discriminación, se reunieron en una habitación de la que fueron expulsados ahora que el virus les ha impedido pagar el alquiler.

Y ahora regresan, después de darse cuenta de que, incluso si esos 10 euros por un período fueran el equivalente a dos salarios mínimos en Venezuela, en el país bolivariano es realmente difícil morir de hambre: porque todos los servicios son prácticamente gratuitos, comenzando desde la casa, porque hay bolsas de alimentos y subsidios, y porque, si no puede pagar la hipoteca, nadie, por ley, puede enviarlo fuera de la casa.

Sobre todo, hay un partido político, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, más de 6 millones de inscritos) que, en alianza con otros miembros del Gran Polo Patriótico, como el Partido Comunista o Tupamaros, organiza de manera generalizada y consciente lo que en los países capitalistas se llamaría «sociedad civil» y, en cambio, en el socialismo bolivariano es inmediatamente sociedad política.

Lo que vemos activado en Italia en términos de solidaridad territorial o asistencia religiosa que sirve para contener el conflicto social, en Venezuela como en Cuba es por lo contrario una organización de clase: una palanca para aumentar la conciencia de las masas, se habría dicho una vez.

Para atraer a esos venezolanos que el alto precio del petróleo y la feliz situación política en la edad de oro del chavismo habían llevado a percibirse como una clase media, se puso en marcha todo un aparato de propaganda internacional. La gran mayoría de los que han abandonado el país son profesionales o graduados que han podido estudiar de forma totalmente gratuita gracias a la revolución bolivariana.

Para irse, probablemente vendieron la vivienda que el gobierno le otorgó, las computadoras portátiles y el iPad que el gobierno da gratis a partir de la escuela primaria junto con todos los libros, y el automóvil comprado a precios subsidiados. Y tal vez utilizaron los dólares obtenidos en el mercado paralelo, una de las formas de la guerra económica con la que intentaron poner de rodillas a Venezuela.

El espejo para las alondras ventiladas por los EE. UU. y por los países vasallos de América Latina como Colombia fue el mismo adoptado contra Cuba con la política de «pies secos, pies mojados», una revisión de la Ley de Ajuste con la cual el imperialismo USA decidió en 1995 quitarle una energía preciosa a la revolución cubana. Adoptada en 1966, siete años después de la victoria de la revolución en Cuba, esa ley estipulaba que cualquier persona que abandonara la isla ilegalmente obtendría la residencia permanente en los Estados Unidos después de un año.

En aquel entonces, los periódicos estaban llenos de testimonios de quienes decían maravillas del sistema capitalista, y señalaban que con los pocos dólares que enviaban a Cuba, podían enriquecer a toda una familia. Para enriquecer, precisamente, porque en el socialismo cubano nadie murió de hambre, ningún niño se vio obligado a dormir en la calle. Había poco, pero ese poco era igual para todos.

Obviamente, los adoradores del capitalismo guardaron silencio sobre el feroz bloqueo económico impuesto a Cuba, así como ahora están en silencio sobre el bloqueo económico-financiero igualmente mortal que, después de la caída drástica del precio del petróleo, impide que el gobierno bolivariano venda petróleo y otros productos de su riqueza para comprar medicinas, alimentos y tecnología en el mercado internacional.

La ley de ajuste fue concebida en el contexto de la «lucha contra el comunismo» que, con la propaganda contundente de comparar el nivel de vida de la clase trabajadora en los dos sistemas políticos, tenía como objetivo destruir el impulso necesario para el sacrificio colectivo de trabajadoras y trabajadores para el socialismo.

Una propaganda poderosa que, a la larga, tendrá sus efectos en los países de la Unión Soviética, pero no con Cuba, que todavía está dando lecciones de solidaridad al mundo durante esta pandemia. «No vinimos a dar lo que nos queda, sino a compartir lo que tenemos», dijeron los médicos cubanos a su llegada a Italia.

La misma lógica es válida en el «socialismo humanista» venezolano, que fue al gobierno a raíz de la resistencia cubana (Chávez ganó las elecciones en diciembre de 1998), pero no tomó el poder con las armas. Esto significa que el bloque social anticapitalista y nacionalista, que es mayoría en el país, no ha prohibido la burguesía y solo ha afectado un poco la fuerza de los medios económicos de la oligarquía fomentada por los Estados Unidos.

Esa confrontación que por los cubanos viene de afuera, los venezolanos la tienen en su propia casa. Tanto es así que, como hemos podido verificar muchas veces, en medio de la guerra económica, mientras los industriales hacían desaparecer los productos de las estanterías como en los días de Allende en Chile, en la urbanizaciones ricas de la capital, los restaurantes estaban llenos, al igual que las tiendas. Y cada vez que el gobierno aumentaba los salarios por decreto, los precios aumentaban diez veces, sin ninguna relación, incluso con los mecanismos de la economía burguesa. El mensaje era claro: con el socialismo ustedes sufres hambre, si nos haces volver a gobernar nos ocuparemos de eso …

Un esfuerzo titánico en un mundo de tiburones, el del gobierno de Maduro, que tomó las riendas del país después de la muerte de Chávez. Un esfuerzo cada vez más solitario a medida que la integración latinoamericana – basada en criterios que estaban a años luz de aquellos que estrangulan a las clases populares en la Unión Europea – fue golpeada por el imperialismo.

Al mismo tiempo, comenzó la búsqueda de jóvenes profesionales venezolanos, contratados por unos pocos dólares para trabajar muchas horas frente a una computadora en sus hogares en plataformas tecnológicas internacionales. Dos palomas de un tiro, como dicen: quitan de la revolución un precioso «capital social» y reducen aún más el costo de la mano de obra de ciertos servicios a nivel internacional.

Entre los sectores que han emprendido y continúan haciendo la guerra al socialismo bolivariano, está la casta de los médicos y la de los profesores, quienes consideran que la abolición de los cupos y de los privilegios en las profesiones es absolutamente insoportable. En estos días, en Venezuela, se celebran los 11 años desde la creación de la «Misión Barrio Adentro» con la cual, gracias a la colaboración con Cuba, Venezuela pudo llevar a un médico de familia por primera vez a los sectores populares más apartados y se crearon clínicas médicas gratuitas, los CDI.

Algunos médicas y médicos cubanos se han infectado al tratar a pacientes con coronavirus. Maduro lo dijo durante el boletín médico diario, recordando la importancia de la medicina territorial y de proximidad, preventiva y gratuita que, a diferencia de lo que está sucediendo en Europa y los EE. UU., le permite hacer tampones de casa en casa y para detección precoz de la pandemia.

Contra el Covid-19, Venezuela ha tomado medidas drásticas desde el principio, con la contribución fundamental de los médicos cubanos y chinos. Por esta razón, a pesar de años de medidas coercitivas y unilaterales impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, la infección se está controlando y las muertes hasta hoy siguen siendo 9.

Mientras tanto, sin embargo, llegan a Italia noticias manipuladas y confundidas y descontextualizadas. ¿Cómo es posible que el «dictador» Maduro, sobre cuya cabeza ahora pesa incluso una recompensa del gendarme norteamericano como «traficante de drogas» pueda hacer cosas buenas? ¿Cómo es posible que Venezuela, retratada como «un país en colapso», pueda proteger adecuadamente a su población e incluso dar la bienvenida con los brazos abiertos a los que regresan del exterior?

Ante el colapso del sistema capitalista, muy evidente en estos tiempos de pandemia, ante el chantaje criminal de los industriales y la complicidad de los grupos de presión científicos y mediáticos que los apoyan, el ejemplo de Venezuela, tal vez incluso más que lo cubano, puede ser un desencadenante beneficioso para la lucha de clases, y debe ser desactivado adecuadamente por el imperialismo.

Aquí hay más videos y proclamaciones enviadas por la pandilla de Guaidó y compinches. En algunos, los médicos que parecen haber salido de una revista brillante dicen que están trabajando en el extranjero para la «inmigración venezolana». Mientras tanto, el autoproclamado «presidente interino» afirma haber «pagado 100 euros a médicos venezolanos a través de la Organización de Estados Americanos».

Mientras tanto, circulan videos de multitudes en la frontera venezolana en los que agitadores armados con teléfonos celulares gritan contra el gobierno de Maduro que no le brindaría la asistencia necesaria. Lástima que estén en el lado colombiano de la frontera.

¿Por qué el presidente colombiano Duque, que recibió ríos de dinero de los Estados Unidos para «hacer frente a la crisis humanitaria de los migrantes venezolanos», no los ayuda a regresar a casa ahora? Y sobre todo: ¿por qué les importa tanto volver a esa «dictadura terrible»?

Mientras tanto, circulan proclamas de desertores que invitan a Estados Unidos, que envió la IV Flota a las costas venezolana y mexicana con el pretexto de «combatir el narcotráfico», para invadir el país. Una invitación que los líderes golpistas volverán a pedir «oficialmente», con la complicidad de quienes, en Europa, continúan apoyando el juego.

El nivel de lucha de clases también se evidencia por la fuerza con la cual los aparatos de control ocultan o distorsionan la asimetría básica feroz inherente a la relación capital-trabajo y las consecuencias que causa. Ante una pandemia configurada como un gigantesco desenmascaramiento global del capitalismo, estos aparatos operan a plena capacidad, confundiendo los cerebros ya tan confusos del lector occidental.

Entre las dietrologías y la metafísica que, después de la caída de la Unión Soviética, expulsaron al marxismo como criterio de análisis, la comunicación hegemónica reproduce la famosa noche en que todas las vacas son negras.

Los dominados se identifican con el agresor, los lobos se disfrazan de corderos y todos contribuyen al «espectáculo de emociones», un espectáculo gigantesco en el que se lloras por orden de quien dirige las santificaciones del momento.

Una representación que necesita un enemigo en el enésimo grado, que encarna los temores del siglo y los exorciza una vez que la cabeza del villano ha sido entregada al cabestro del verdugo. Obviamente, las grandes corporaciones de medios, liderando el camino en las guerras asimétricas de la cuarta y quinta generación, preparan el escenario.

La noche en que todas las vacas son negras o todos los gatos son grises también envuelve las redes sociales, en la picadora de carne posmoderna en la que la relación entre significante y significado parece haber desaparecido, ya que el viejo universalismo que enseñaba a trenzar los hilos ha sido abolido.

Cuanto más, en Europa, nos convencieron de que la contradicción amigo-enemigo había desaparecido, más el enemigo real ocupó espacios y quitó el aliento, de lo económico a lo simbólico, pasando por el robo del lenguaje inherente a los conceptos fuertes para imaginar el futuro.

En general, el capitalismo no brilla por la inventiva, la receta que propone es siempre la misma, pero los ingredientes y las herramientas son refinados, metabolizando el punto más alto donde derrotaron al antagonista de ayer y produciendo de acuerdo con el espíritu de la época la «nouvelle cuisine», una cocina modernisada.

La noticia de hoy es que te han quitado los ojos para ver incluso cuando se ven obligados a mostrarte la realidad de las cosas. ¿Pero hasta cuándo? En Bérgamo, los ataúdes continúan amontonándose en convoyes militares. Al frente de Confindustria (la Fedecamara italiana), se eligió un representante de los que llevan a los muertos a la conciencia, y que ahora están imponiendo la reapertura de incluso el 45% de las fábricas que habían permanecido cerradas.

En Cuba y en el mundo recordamos la invasión de la Bahía de Cochinos, llevada a cabo por la CIA con un grupo de mercenarios anticastristas entre el 17 y el 19 de abril de 1961. Luego, los Estados Unidos fueron rechazados y derrotados, tal como serán derrotados en Vietnam el 30 de abril de 1975. Si invaden Venezuela, podría terminar de la misma manera, rechazados por la “furia bolivariana”. Pero se tendrá que pagar un precio. Y no solo en Venezuela. Nosotras y nostrosos también tendremos que pagar un precio si tenemos que conquerir nuestra libertad.

(Publicado en Italia por el periodico online Ordine Nuovo)